Lanzamiento del programa Ágora

Nace Ágora, una herramienta para optimizar el intercambio de experiencias entre fiscalías iberoamericanas

 

La metodología Ágora, generada en el marco de la AIAMP con apoyo de EUROsociAL+, tiene como objetivo generar oportunidades de intercambio entre fiscales iberoamericanos.

 

 

 

En el marco de la Red de Fiscales contra la Corrupción de la Asociación Iberoamericana de Ministerios Públicos (AIAMP), el Ministerio Público Fiscal de Brasil ha puesto en marcha Ágora, un nuevo proyecto creado con el apoyo del Programa de cooperación de la Unión Europea EUROsociAL+. Se trata de un espacio virtual que tiene como objetivo incentivar y brindar oportunidades para el intercambio de experiencias entre fiscalías de países iberoamericanos. Es una metodología que permite, de forma flexible, un sistema de aprendizaje colaborativo.

 

Las reuniones de Ágora tendrán lugar cada dos meses para discutir temas previamente seleccionados por las fiscalías participantes. La primera reunión tendrá lugar el próximo viernes 17 de septiembre. En las cinco primeras sesiones ya previstas se abordarán los siguientes temas: la efectividad del sistema penal acusatorio, el intercambio de experiencias sobre los modelos de organización de las unidades especializadas anticorrupción, la repatriación de activos y los acuerdos de división de bienes, la protección de denunciantes/informantes y medidas de apoyo entre países; y un análisis desde el derecho comparado de los regímenes nacionales de prescripciones/suspensiones.

 

A través de Ágora, será posible desarrollar técnicamente temas de interés para la propia red, como los mecanismos de justicia colaborativa, la corrupción como facilitadora de otros delitos, como la trata de personas, entre otros. Además, la herramienta online será el medio para la formación del posicionamiento estratégico de la Red en los debates internacionales o regionales. Por ejemplo, la elaboración de una declaración de la Red en el marco de la Asamblea General de Naciones Unidas o con motivo de una fecha internacional como el Día Internacional contra la Corrupción (9 de diciembre).

 

La iniciativa surgió ante la necesidad de una metodología de partenariado institucional entre fiscales para intercambiar información sobre la investigación de casos de corrupción. También se identificó que sería beneficioso facilitar el intercambio de experiencias con el fin de generar un mayor conocimiento de las funciones y competencias de cada organismo y promover la confianza y el trabajo coordinado y la formación, la especialización y la actualización permanente.